Branco - VI


 Branco no branco


I

Haz una llave, aun pequeña,

entra en la casa.

Acepta la dulzura, apiádate

de la materia de los sueños y las aves.


Invoca el fuego, la claridad, la música

alada.

No digas piedra, di ventana.

No seas como la sombra.


Di hombre, di niño, di estrella.

Repite las sílabas 

donde la luz es feliz y se demora.


Vuelve a decir hombre, mujer, niño.

Donde la belleza se renueva.

 

Eugénio de Andrade, del poema original, en Branco no Branco, Assírio & Alvim.

IH-2021, de traducción e imagen.

 

 


Comentarios

  1. Has captado las esencias de lo sutil...
    Precioso trabajo

    ResponderEliminar
  2. Excelentes esas tonalidades que sólo se insinuan!!!
    Un abrazo Núria

    ResponderEliminar
  3. Imágenes que se insinúan en tus manos. Buen poema el que nos dejas. Gracias por el conjunto que has formado . Un abrazo

    ResponderEliminar

  4. ·.
    Precioso poema. Tenía que serlo para conseguir estar a la altura de la sensibilidad de tu soberbia fotografía.
    Con la música, el vídeo, se queda una embobado, deseando que avance pero que no termine.
    Un beso artista.


    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué belleza! Un trio perfecto.
    Abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para tu emoción, tus trazos. O tu silencio.

Entradas populares de este blog

Branco - VII

Respuesta, José Hierro

Pensamientos, Fernando Sabino

Los verdaderos poemas son incendios, Vicente Huidobro

Es un lugar al sur, Eugénio de Andrade