lengua, Maria do Rosário Pedreira




 
Con la traducción de este poema de Maria do Rosário Pedreira, agradezco a la autora su gentileza al permitirme versionar, en palabra e imagen, algunos de los poemas de su "o meu corpo humano", del que he ido dando cuenta aquí con el poema de hoy y también con:
 
 
 
 
 
Muito obrigada, Maria do Rosário
 
Sigamos.


Comentarios

  1. Cómo me gusta! qué gran verdad! y lo mejor, tan conciso, como contundente! mil gracias.
    La imagen otra vez espectacular! como si esa hojita seca ¿es una hojita? fuera efectivamente una lengua viperina ... Dios nos libre de ellas ; )

    Un beso enoorme de Azul índigo, bonita !!

    ResponderEliminar
  2. La imagen es de cine. Un macro tremendo. Las palabras no menos tremendas reflejan una sensibilidad muy especial.
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  3. Sensibilidad y buen gusto, marca de la casa.
    Un abrazo Núria

    ResponderEliminar
  4. Sí que es temible la lengua. Tan pequeña y acuosa, pero se transforma en un cíclope si la ponzoña la corroe. La foto muy adecuada y el color también.
    Abrazos querida amiga

    ResponderEliminar
  5. Una imagen preciosa. Las víboras carecen de todo eso que nosotros necesitamos para mover el aire y la tierra a nuestro alrededor y tan solo les queda la lengua para cumplir los sueños, esos sueños que a veces nos faltan a nosotros para ser seres completos. Abrazo enorme amiga

    ResponderEliminar
  6. Una preciosa macro con una tonalidad excelente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Y bien que cumpen y saben repartir esas lenguas... Preciosa imagen!!
    Buen fin de semana Nuria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Qué potencia la de sus palabras y qué belleza. Me acuerdo del poema Labios, de su "boca cerrada y el miedo cosido". Son como escenas en la imaginación.
    Tu imagen es de una belleza y finura que me encanta.
    Una colección de poemas e imágenes geniales.
    Gran abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Un espacio para la reflexión pausada en silencio y trazos.

Entradas populares de este blog

Alegría, Fernanda de Castro

Al fin has de ver, Mário Quintana

Te alzaste diáfana aquellos días, José Rui Teixeira